La capital portuguesa es uno de los centros culturales más importantes de Europa. Con una antigüedad mayor que la de la mismísima Roma, fue el epicentro de la expansión portuguesa del siglo XV, que convertiría a Portugal en uno de los mayores imperios que haya conocido la humanidad, y lugar de encuentro de culturas de todo el orbe, desde Brasil a China.