Qué ver en Madrid en un día y disfrutarlo

Madrid tiene un impresionante patrimonio arquitectónico y artístico que convierte a la capital de España en uno de los principales destinos de turismo cultural del mundo. El conjunto museístico formado por el Prado, el Reina Sofía, el Thyssen-Bornemisza y el CaixaForum Madrid constituyen una de las principales pinacotecas del mundo. Y, por si fuera poco, Madrid es una de las ciudades más divertidas y en las que mejor se come de toda España.

A continuación te mostramos una pequeña guía sobre qué ver en Madrid en un día, centrándonos en la zona centro de la ciudad, a la que puedes llegar en solo 20 minutos desde el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas.

Puerta del Sol

Uno de los puntos más populares que ver en Madrid, por todos conocido por las campanadas de Nochevieja y el lugar más clásico para quedar por los madrileños, ya sea para ir de compras o de marcha por Huertas, Chueca o Malasaña

En la plaza verás la Real Casa de Correos, actualmente sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid y cuyo reloj es el que ves la última noche del año por la tele. Un lugar clásico para sacarse una foto es en la placa que indica el Kilómetro Cero de toda España. Otros puntos clásicos son las estatuas de Carlos III y El Oso y el Madroño, siempre con la presencia del legendario cartel de Tío Pepe.

Vuelos de ida y vuelta el mismo día
Vuelos de ida y vuelta el mismo día

Carrera de San Jerónimo, Plaza de Neptuno y Paseo del Prado

Saliendo de Sol por la Carrera de San Jerónimo te encuentras con el Congreso de los Diputados, lugar en el que trabajan nuestros esforzados próceres, o eso dicen. Tras saludar a los leones, puedes seguir bajando hasta llegar a Neptuno, la fuente en la que celebran sus triunfos los colchoneros, aficionados del Atleti (así lo llaman, lo de Atlético de Madrid es cosa de foráneos). 

Cruzando la calle te encuentras con el Museo del Prado, con las estatuas de Velázquez, Murillo y Goya en sus diferentes fachadas. Tú decides si pararte a echar una mirada a alguna de sus salas durante un rato. Si quieres verlo entero echarás el día (o la vida entera). Continuamos hacia el norte por el Paseo del Prado.

La Cibeles y la Puerta de Alcalá

Ya tienes a la vista la fuente de Cibeles, lugar de celebración de los merengues aficionados del Madrid (ningún seguidor lo llamará Real Madrid, eso también es cosa de foráneos). También puedes ver el impresionante Palacio de Comunicaciones, actual sede del Ayuntamiento. 

Girando por la calle de Alcalá llegas a la Puerta de Alcalá, mírala, mírala, porque merece la pena de lo bonita que es. Desde ahí puedes elegir entre darte un paseo por el Parque del Retiro, y tomarte una cervecita en alguna de sus terrazas, o volver sobre tus pasos y dirigirte a la Gran Vía (donde también podrás tomarte una cervecita. En Madrid no tendrás problemas para refrescar el gaznate).

Gran Vía

Cruzando esta principal arteria de la capital llegas a la Plaza de Callao, y desde ahí hasta llegar a Plaza de España contemplarás el conocido como Broadway madrileño, con numerosos cines y teatros y un buen número de tiendas de importantes firmas.

Plaza de España

En esta plaza podrás rendir homenaje a Miguel de Cervantes, representado por una estatua de su insigne persona y dos de las de sus personajes más universales: Don Quijote y Sancho Panza. Desde el parque puedes contemplar los que durante muchos años fueron los edificios más altos de Madrid: Edificio España y Torre Madrid. Otros edificios reseñables son la modernista Casa Gallardo y el Edificio de la Compañía Asturiana de Minas.

Templo de Debod

Desde Plaza de España puedes dirigirte al Templo de Debod, desde donde tendrás unas fantásticas vistas a la Casa de Campo. Regalo del gobierno egipcio en 1968, puedes visitarlo gratuitamente.

El Palacio de Oriente y la Almudena

Ahora retrocede hasta Plaza de España y dirígete, en dirección opuesta. Al llegar a la Plaza de Oriente verás a un lado el barroco Palacio Real y al otro el Teatro Real. Continuando por Bailén verás la Catedral de la Almudena, cuyo exterior es de estilo neoclásico. Si decides entrar y echarle un vistazo, verás que su interior es de estilo neogótico, excepto la cripta, de estilo neorrománico.

La Plaza Mayor

Desde la catedral puedes coger la Calle Mayor, en la que verás lugares tan emblemáticos de la capital de España como la Plaza de la Villa o la Iglesia del Sacramento. Este puede ser un buen momento para darte un buen homenaje comiendo en el Mercado de San Miguel, o bien puedes esperar a llegar a la Plaza Mayor y pedir un muy madrileño bocata de calamares y una jarra de cerveza en alguna de sus terrazas. Recargando las baterías puedes contemplar la estatua de Felipe III y la Casa de la Panadería.

Ya ves que es posible ver Madrid en un día, al menos el Madrid más emblemático. Y sin necesidad de coger el metro. Merece la pena cansarse un poquito caminando para poder conocer esta bella ciudad en todo su esplendor.

Vuelos de ida y vuelta el mismo dia
Vuelos de ida y vuelta el mismo dia

Comments

Deja un comentario