Qué ver en el Louvre para aprovechar el tiempo

El museo nacional de Francia tiene expuestas al público más de 30.000 obras anteriores al impresionismo, tanto de artes decorativas, arqueología y bellas artes. El Louvre abrió sus puertas en 1793, momento álgido del proceso revolucionario francés —fue el año de la ejecución del rey Luis XVI—, y supuso el traspaso de las colecciones privadas de monarquía, nobleza y clero a un edificio de titularidad pública para disfrute del pueblo. El Museo del Louvre fue la democratización del arte, y un ejemplo imitado con posterioridad por todos los países desarrollados.

Contemplar con la debida atención todas sus obras sería una labor que te ocuparía toda la vida, sin embargo, en una visita rápida, puedes perfectamente deleitarte con un puñado de las mejores obras artísticas realizadas por el ser humano a lo largo de su existencia, y dejará en ti un recuerdo imborrable.

Mejores días para una visita rápida al Louvre

En primer lugar, no vayas un martes, porque cierra y vaya chasco que te puedes llevar.

Los primeros domingos desde marzo a octubre la entrada es gratuita y aquello parece el Santiago Bernabéu en día de derby: barato pero muy incómodo.

Diariamente el Louvre abre de 9 de la mañana a 6 de la tarde, excepto los miércoles y viernes, cuando su horario se prolonga hasta las 21:45 horas. Pueden ser los días más adecuados para visitar el museo, además en Ahora Vuelvo Mamá los miércoles son los días más baratos para reservar.

Procura no hacer cola en la taquilla de la entrada principal, es la más concurrida. Ganarás tiempo entrando por las entradas secundarias de Porte des Lions y Galería du Carrousel.

Otra forma de ahorrar tiempo es comprar las entradas on line con antelación, que sólo te saldrán por un par de euros más.

Cómo llegar desde el aeropuerto al Louvre

El viaje en avión desde Madrid tarda unas dos horas y desde Barcelona sobre una hora y media, así que saliendo a primera hora de la mañana tendrás tiempo para una buena visita al museo e incluso para ver algunos lugares emblemáticos de París, aunque sea sólo de pasada.

Si llegas al Aeropuerto Orly, la forma más rápida de llegar al Louvre es en taxi, Uber o un autobús de enlace, en poco más de un cuarto de hora, aunque tendrás que pagar entre 35 y 55 euros. Puede ser una buena opción si vas con unos cuantos amigos. En metro tardarás aproximadamente una hora pero te saldrá mucho más barato.

Qué ver en el Louvre en dos horas

Entre las decenas de miles de obras expuestas encontrarás todo tipo de objetos, joyas, mobiliario, cerámicas, esculturas y pinturas que abarcan desde el Neolítico hasta la Edad Contemporánea.

Para que puedas hacer un recorrido ágil te recomendaremos las piezas ineludibles que tienes que ver en el Louvre, desde el entresuelo a la segunda planta.

Entresuelo

En este nivel del edificio no debes dejar de deleitarte con la visión de “Los caballos de Marly”, de Guillaume Coustou, siglo XVIII. Lo mejor para abrir boca.

Planta cero

Venus de Milo en París
Venus de Milo en París
  • La Venus de Milo”. Uno de los emblemas del Louvre y de todo el arte helenístico.
  • Sarcófago de Cerveteri”. Urna funeraria etrusca de terracota, es uno de los grandes ejemplos del arte de esta cultura que precedió a la romana y que tanto influyó en ella.
  • Código de Hammurabi”. Primer conjunto de leyes del que hay constancia, su importancia es tanto histórica como artística.
  • Tumba de Philippe Pot”. Monumento funerario en piedra caliza, oro y plomo del siglo XV.
  • Amor y Psique” de Canova. Grupo escultórico de uno de los mejores artistas de todos los tiempos que ensalza la pasión amorosa.

Primera planta

La Gioconda en París
La Gioconda en París
  • La Gioconda”. Estrella indiscutible del Louvre y el cuadro más famoso de todos los tiempos. La obra de Leonardo da Vincilevanta tantas pasiones como una estrella del rock, y hay que tener paciencia para poder acercarse a la sonriente dama entre tanto turista enloquecido.
  • La Libertad guiando al pueblo” de Delacroix. Símbolo de la revolución parisina de 1830 contra el rey Carlos X.
  • La balsa de la Medusa” de Théodore Géricault. También del siglo XIX, refleja el drama del naufragio de la fragata Medusa frente a Mauritania en 1816.
  • La coronación de Napoleón”. Obra del pintor oficial de Napoleón, Jacques-Louis David, representa mejor que ningún otro cuadro la soberbia humana.

Segunda Planta

Sala Rubens del Louvre
Sala Rubens del Louvre
  • Autorretrato” de Durero. También conocido como “Autorretrato con flor de cardo”. Ejemplo de los inicios del pintor alemán en los que ya se configuraba el genio universal que llegó a ser.
  • Baños turcos” de Ingres. Obra de madurez muy influenciada por el arte oriental.
  • El tramposo” de George de la Tour. Obra maestra del mejor pintor tenebrista que haya tenido Francia.
  • Sala Rubens. Un museo dentro de un museo, tendrás la oportunidad de disfrutar de nada menos que de 24 cuadros del único pintor barroco que está a la altura del mismísimo Velázquez.

Comments

Deja un comentario