El Foro Romano y el Coliseo

El coliseo romano

Roma es conocida como “La Ciudad Eterna” porque infinitos son los tesoros que alberga desde su fundación en el siglo VIII antes de Cristo. Desde sus primeros reyes legendarios, pasando por la República y el Imperio romano, el Renacimiento que sacó a la cultura occidental de la oscuridad, y hasta nuestros días, Roma es un monumento en sí misma. Siete son las colinas sobre las que se levanta la ciudad, y siete son las vidas que se necesitarían para descubrirla. Una visita relámpago puede darte la oportunidad de empezar a amarla conociendo dos de sus conjuntos monumentales más icónicos: el Foro Romano y el Coliseo.

El Foro Romano

El Foro Romano era en la época imperial algo similar a las plazas mayores de la actualidad, donde se concentraban muchas de sus instituciones religiosas y políticas, así como diversos comercios.

En la actualidad su interior alberga algunas de las principales ruinas de la capital de Italia: los templos de Rómulo, Saturno y Vesta; las basílicas de Emilia, Julia, Majencio y Constantino; los arcos de Tito y Septimio Severo.

También allí está la que fuera sede del Senado de Roma, la Curia Julia, donde fue asesinado Julio César.

El Coliseo Romano

Separado del Foro Romano por el Monte Palatino se encuentra el para muchos edificio más emblemático de la Ciudad Eterna: el Coliseo. El Anfiteatro Flavio fue construido por orden del emperador Vespasiano en el siglo I, y recibe su nombre por la colosal estatua de Nerón que se levantaba justo al lado y que el propio emperador loco había ordenado construir durante su reinado. El Coloso de Nerón estuvo presente en roma hasta su destrucción en las postrimerías del imperio, en el siglo V de nuestra era.

Interior del coliseo romano
Interior del coliseo romano

Durante siglos el Coliseo Romano fue utilizado para peleas de gladiadores, caza de animales, ejecuciones, representaciones teatrales y recreaciones de batallas terrestres, e incluso navales.

A pesar de las destrucciones provocadas por terremotos y por haber sido utilizado como cantera durante toda la Edad Media, es una de las construcciones de la Antigüedad que mejor se han conservado y que recibe anualmente incontables visitas.

Cómo llegar desde el aeropuerto al centro de Roma

Las principales ruinas de la Roma antigua se encuentran en la gran área que ocupa su centro histórico: el Foro Romano, el Coliseo, el Monte Palatino y los Foros Imperiales.

Hay dos aeropuertos cercanos a Roma: el Fiumicino y el Ciampino.

Desde el Fiumicino puedes llegar al centro en autobuses públicos o privados. Los buses te recogen cada 45 minutos, aproximadamente, y tardan entre una hora y una hora y cuarto en llegar a la estación Termini.

Si eliges ir en tren puedes coger el Leonardo Express, que te llevará al centro en una media hora. El tren regional de la FL1; es más lento pero también más barato.

Desde el Ciampino puedes coger un autobús que te llevará a la estación del tren, que te llevará directamente al centro, pero lo lógico es saltarte este paso y coger directamente un autobús que te lleve directamente al centro de Roma en poco más de una hora.

Por supuesto, en ambos aeropuertos puedes coger un taxi o Uber, pero te saldrá mucho más caro, evidentemente.

Información práctica para visitar el Foro Romano

Hasta el año 2008 el acceso al Foro Romano y al Monte Palatino era gratuita, pero desde entonces hay que comprar un billete que te sirve para ambos y también para el Coliseo.

El horario es de 8 y media de la mañana hasta la puesta del sol, dependiendo de la estación. Sólo cierra el día de Navidad y el de año Nuevo.

El precio de la entrada normal cuesta 12 euros y la reducida (para jóvenes de entre 18 y 25 años, estudiantes, etc.) es de 2 euros. Los menores de 18 años y los estudiantes de Arquitectura, Historia del Arte y Bellas Artes pasan gratis.

El billete S.U.P.E.R. cuesta 18 euros, 13,5 la reducida, pero te permitirá acceder a áreas restringidas del recinto, como el Criptofórgico de Nerón y la Casa de Augusto.

Es conveniente comprar las entradas on line, 2 euros más caras, pero que te evitarán las interminables colas.

Información práctica para visitar el Coliseo Romano

Las entradas son las mismas que para el Foro Romano y el Monte Palatino. Recuerda que tienen validez para dos días. Es preferible que las compres en los monumentos anteriores, porque en el Coliseo las colas son aún más kilométricas.

Antes de pasar a su interior recréate con sus vistas exteriores, que son hipnóticas. Una vez en su interior podrás visitar sus subterráneos, la arena, las escalinatas, las gradas, las galerías y todo cuanto conforma el que sea tal vez el monumento más famoso del mundo.

Al igual que ocurre con el Foro Romano, si no eres un experto en la materia es mejor que contrates un guía para poder entender en profundidad el significado de las venerables piedras que estás viendo.

La visita del interior dura sobre una hora, y sólo se permite la presencia de 3.000 visitantes al mismo tiempo.

Comments

Deja un comentario