Dónde comer en Praga la mejor sopa

Si tienes algún amigo o familiar que la haya visitado seguro que te ha dicho que comer en Praga es un lujo, ya que los platos típicos de esta región están muy ricos y además sale bastante barato. La sopa típica de Praga es el goulash, y deberías probarla. Si todavía no lo has hecho, aquí tienes la mejor excusa para escaparte a conocer la capital de la República Checa. ¿Te animas con un viaje de ida y vuelta en el mismo día?

¡Vas a tener hambre!

Conocer la capital checa en un día puede parecer una locura, pero no lo es tanto. Si planeas bien tu itinerario puedes volver a casa habiendo conocido los lugares más típicos y con la mente puesta en un próximo viaje para conocer otros rincones con más detenimiento.

El castillo, el Callejón del Oro, la torre del Monte Petrin, el Muro de John Lennon, el Puente de Carlos… hay tantas cosas que ver que no vas a tener un minuto de descanso, así que cuando llegue la hora de comer vas a tener bastante hambre.

Comida típica de Praga

La República Checa no destaca especialmente por ser soleada, sino más bien fría, así que los platos contundentes son muy típicos de esta región. No dudes en probar la kulajda (una sopa cremosa a base de patatas, setas y leche agria), las knedlíky (unas bolas de harina similares a buñuelos elaboradas con patatas o pan rallado) y el utopenec (un plato a base de salchichas maceradas con pimientos y cebolla frita).

Vuelos de ida y vuelta el mismo día
Vuelos de ida y vuelta el mismo día

Pero sin lugar a dudas la gran estrella de su gastronomía es la sopa típica de Praga, el goulash. De hecho, goulash y Praga son dos términos que van indisolublemente unidos, no has estado realmente en la ciudad si no has probado este plato.

Se trata de una sopa, más bien un guiso, elaborado a base de carne de vacuno, cebollas, pimientos y pimentón. La sopa goulash en Praga es lo mejor para reponer fuerzas y seguir visitando la ciudad.

¿Dónde tomar el mejor goulash en Praga?

Si quieres comer bien, procura buscar lugares en los que haya más locales que turistas, así que aléjate un poco de las zonas más turísticas, comerás mejor y más barato.

En el barrio de Nové Mesto puedes acercarte a U Sadlu, uno de los restaurantes más famosos de Praga y con una decoración medieval espectacular. Mientras que en la zona de Staré Mesto tienes Medvídku, en el que además puedes probar la cerveza con más graduación alcohólica del mundo, y Krcma, una pequeña taberna que apuesta por los platos tradicionales.

En Vysehrad no te puedes perder U Kroka, tan popular que si vas a la hora de la cena te lo va a encontrar lleno si no has reservado antes.

Y si después de comer y reanudar tu visita te apetece merendar, prueba a hacer una parada en el Café Savoy en el barrio de Malá Strana, sus tartas son espectaculares y puedes disfrutar de ellas en el mejor ambiente de una café histórico.

¡No te quedes con las ganas! Anímate a conocer Praga, te enamorarás tanto de la ciudad como de su gastronomía.

Comments

Deja un comentario